Un día en Malmö

Nuestro tercer día de viaje se presentaba emocionante: ¡íbamos a cambiar de país! Además íbamos a visitar una ciudad que tenía muchísimas ganas de conocer desde hacía tiempo: la ciudad sueca de MALMÖ.
Como nuestro hotel estaba pegado a la Estación Central de Copenhague no tuvimos que madrugar en exceso. Sobre las 10 aproximadamente estábamos allí comprando los billetes. En las máquinas expendedoras de billetes de tren se pueden adquirir de manera fácil y rápida.
Atención porque no hay ningún tren que ponga DESTINO: MALMÖ. Hay que ir en dirección al aeropuerto (salen trenes cada 15 minutos) y de allí cambiar al que va a Malmö directo. Los billetes cuestan unos 25 euros por persona ida y vuelta. No está nada mal teniendo en cuenta que cambias de país y que cruzas por el puente de Oresund que conecta Suecia y Dinamarca. Un puente considerado como una gran obra de la ingeniería que fue terminado de construir en 1999. Es el puente que combina tren y carretera más largo de Europa.  

No os olvidéis del DNI o Pasaporte porque durante el trayecto nos lo pidieron y al hacer trasbordo en el aeropuerto también.

Una vez en la ciudad sueca recorrimos todo a pie. Sí, es posible, aunque cansado. Comenzamos dirigiéndonos hacia la PLAZA STORTOGET, una plaza que parece sacada de un cuento y un lugar de celebraciones varias en esta ciudad.

Los edificios que rodean la plaza son realmente preciosos. Allí se encuentra el ayuntamiento de la ciudad. Resulta increíble, al igual que en Copenhague, la cantidad infinita de bicicletas que circulan por la ciudad. Hay párkings de bicicletas de todos los tipos y formas. En ese aspecto, España está muy lejos de este estilo de vida. Y eso que con el clima de España podríamos movernos en bici sin pasar ese frío polar que tienen en estos países.

Desde allí nos adentramos en la calle SODERGATAN (muy comercial) y nada más entrar nos topamos con la escultura de los músicos llamada OPTIMISTORKESTERN , llamada así por el optimismo que transmiten sus músicos puestos en fila y encabezados por el director. Creados por el escultor Yngve Lundellen en 1985.

Después de hacernos unas fotos con estos simpáticos músicos nos dirigimos a otra bonita plaza de Malmö: LILLA TORG.

Se trata de una animada plaza muy frecuentada por la gente que habita la ciudad. Acuden allí a comer o a tomar algo o simplemente a pasear y aprovechar los rayos de sol. Casi todos los edificios que rodean esta plaza datan del siglo XVI aunque han sido restaurados de una manera magnífica. Durante los meses de marzo a septiembre estra plaza se llena de terrazas y gente disfrutando del buen tiempo. También hay un mercado al aire libre de comida y flores.

A continuación pasamos por un puente muy curioso donde había una escultura de zapatos de famosos actores suecos. Escultura de Asa Maria Bengtsson.

Muy próxima a este puente se encontraba la zona comercial de TRIANGLEN, al lado de la cual visitamos el MUSEO MALMÖ KONSTHALL. Dentro de este museo de arte moderno encontramos un espacio genial para niños. Un lugar donde demostrar el artista que llevan dentro. Nos gustó mucho esta idea aunque Sara aún no podía desplegar su gracia e ingenio…jajaja.

Muy cerca de aquí se encuentra también el CASTILLO DE MALMÖ, visita imprescindible en esta ciudad.

Después pasamos por los parques más impresionantes de la ciudad: KUNGSPARKEN (donde se encuentra el Casino) y SLOTTSPARKEN (donde se encuentra el Museo de Malmö). Esta ciudad tiene un sinfín de parques y zonas verdes donde se respira tranquilidad y donde alejarse del bullicio de la ciudad. Aunque he de decir que esta ciudad no tiene prácticamente nada de bullicio.

Desde aquí nos fuimos hacia la ESTACIÓN CENTRAL para verla y para comer. Es una auténtica preciosidad tanto por dentro como por fuera. Llena de puestos de comida de todo tipo. Nos sentamos en unos sofás y pasamos allí un buen rato relajados y descansando de tanta caminata. Muy cerca de allí se encuentra el MALMÖ LIVE KONSERTHUS. Un conjunto de edificios modernos impresionantes que son escenario de representaciones musicales diversas.

Nuestra siguiente visita fue al barrio de VÄSTRA HAMNEN, una zona residencial donde también puedes comer en bonitos restaurantes y dar un paseo a la orilla del mar. Este barrio está ubicado donde antiguamente se situaban los astilleros del puerto industrial. Fue reconvertido hace unos 15 años en una bonita zona residencial, laboral y de ocio.

El gran símbolo se esta zona y de la ciudad de MALMÖ es el TURNING TORSO, un edificio retorcido de 200m de altitud diseñado por el arquitecto valenciano SANTIAGO CALATRAVA. Este edificio debe su nombre a la forma de torso humano girándose. Una auténtica maravilla arquitectónica.

Este barrio (Västra Hamnen) nos encantó. Una gran extensión verde a orillas del mar , locales de moda y el Turning Torso “observándolo” todo si perder detalle.

Desde allí comenzamos el paseo de unos 25 minutos de vuelta a la Estación Central. Nos volvíamos a Copenhague.

El día había sido agotador pero estábamos contentos y nuestra impresión de la ciudad sueca de Malmö había sido muy buena: una ciudad verde, con preciosos vestigios del pasado y con muchas, muchas señas de modernidad.

ALREDEDORES DE LA ESTACIÓN DE MALMÖ:





PLAZA STORTOGET:














CALLE SORDEGATEN:

PLAZA LILLA TORG:




PUENTE CON ZAPATOS DE ACTORES SUECOS:

TRIANGELN:

MALMÖ KONSTHALL:



ÓPERA DE MALMÖ:


CASTILLO DE MALMÖ:

MALMÖ REPLETO DE ZONAS VERDES:





ESTACIÓN CENTRAL DE MALMÖ:

MALMÖ LIVE KONSERTHUS:




BARRIO VÄSTRA HAMNEN Y TURNING TORSO:










PUENTE DE ORESUND DESDE VÄSTRA HAMNEN:

DE VUELTA A COPENHAGUE: Atravesando el puente de ORESUND

¡FELIZ DÍA!

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *