Ruta por Europa Día 1: de Barcelona a Montpellier

Hoy quiero empezar a contaros nuestro último roadtrip, que, durante el pasado verano, nos ha llevado por 7 países europeos.

Hemos tenido la gran oportunidad de conocer ciudades preciosas y paisajes de cuento. Hemos vivido muchas aventuras y, por supuesto, ha sido una gran experiencia en familia que añadimos a nuestro Currículum Viajero y a nuestra mochila de vivencias y aprendizajes.

No debemos olvidar nunca que VIAJAR te aporta cultura (a veces, más que los libros), experiencias, emociones y un gran enriquecimiento personal.

En el post Ruta por Europa 2016: preparativos y organización os conté nuestro itinerario y los lugares que pensábamos visitar. He de decir que hubo alguna modificación a medida que íbamos avanzando en el viaje pero fueron muy pocas y conseguimos ver casi todo lo que teníamos planeado.

Pues bien, vamos a comenzar…

Nuestro primer día de ruta transcurrió entre Barcelona y Montpellier, ciudad en la que pasamos la primera noche en el Quality Hotel du Golf Montpellier Juvignac, un fantástico alojamiento con buena relación calidad-precio. Situado a las afueras de Montpellier y con un campo de golf justo a los pies del hotel. Un lugar tranquilo que nos permitió descansar después del largo camino y que estaba a tan sólo cinco minutos en coche del centro de la ciudad.

Tras una ducha breve y un corto descanso nos dirigimos al centro de la ciudad. Os dejo la dirección de la oficina de turismo porque siempre viene bien llegar a un sitio nuevo y que nos orienten un poco:

Oficina de Turismo de Montpellier
30, allée Jean de Lattre de Tassigny
34000 Montpellier – France

Montpellier es la capital de la región de Languedoc-Rosellón y está situada a menos de 11 km del Mar Mediterráneo. Cuenta con algunos barrios proyectados y construidos por grandes arquitectos como las zonas de Antigone, Odysseum o Port Marianne. Una ciudad moderna y dinámica que no deja indiferente a nadie. Ciudad de estudiantes, animada, llena de vida. Patrimonio arquitectónico y capital del diseño. Repleta de palacios de los siglos XVII, XVIII y XIX. Una ciudad que cuenta con mas de mil años de antigüedad y que ha sabido unir el pasado y el presente de una forma bella y armoniosa.

Aparcamos en un párking (3,20€) y nos dirigimos en primer lugar a uno de los parques más famosos de la ciudad: Jardins du Peyrou. Antes de entrar en el parque nos encontramos con la Porte du Peyrou, un majestuoso arco del triunfo construido en 1693 y en cuya cima ondea orgullosa la bandera de Francia.

img_6139

Paseamos un buen rato por el parque y contemplamos el Acueducto de San Clemente, curioso por ser de doble arcada. Justo al lado y en la Plaza Royal du Peyrou podemos ver la Torre de Agua, abastecida por el acueducto. Se trata de la fuente por excelencia de la ciudad. Además, junto a la Place de la Comédie, es el principal punto de encuentro para los jóvenes de Montpellier. También suele acudir allí la gente a practicar deporte y hacerlo rodeados de arte y naturaleza.

59064212

img_6110

img_7590

img_7584

img_7593

Tanto el acueducto como la fuente son dos de los principales atractivos de esta ciudad. Ver la fuente iluminada al anochecer es todo un lujo y un placer para los sentidos.

Desde los Jardines de Peyrou nos dirigimos hacia la Catedral de San Pierre, uno de los iconos de la ciudad de Montpellier. De estilo gótico, aunque fue construida alrededor de 1360, no alcanzó la categoría de catedral hasta 1530. Está situada en una plaza muy tranquila frecuentada también por la gente joven de la ciudad.

montpellier_01_montpellier-se-st-pierre

A continuación recorrimos las calles más comerciales de la ciudad (Rue de la Loge, Rue Jean Moulin y Rue de Jacques Coeur). Una pena que todas las tiendas estuviesen cerradas en domingo. Nos perdimos por las callejuelas medievales y fichamos algunos restaurantes posibles donde poder cenar esa misma noche.

img_6142

img_6079

img_6085

A pesar de estar casi todo cerrado, la famosa Place de la Comédie era un hervidero de gente. Esta plaza es el centro neurálgico de la ciudad. La Ópera, en un extremo, se asoma imponente a la plaza más animada de Montpellier. Tiene ciertas similitudes con la Ópera de París (arquitectónicamente hablando). A su lado el Grand Hotel du Midi, un increíble edificio de gran belleza. En el centro de la plaza podemos ver la característica Fuente de las Tres Gracias. La plaza está llena de cafés y restaurantes abarrotados de gente tomando algo o incluso cenando a pesar de que eran tan sólo las 5 de la tarde.

img_7632

img_6163

img_6160

img_7627

img_6146

En el otro extremo de la Place de la Comédie comienza uno de los parques más espectaculares de la ciudad: L’Esplanade Charles-de-Gaulle y muy próximo a él, el Museo Fabre, una de las galerías de Bellas Artes más importantes de Francia.

dsc06474

montpellier-facade-du-musee-fabre-01

Otra joya arquitectónica de la ciudad es la Facultad de Medicina, construida en el siglo XII. No os perdáis el Barrio de Saint Roc, lleno de tiendecitas y rincones con mucho encanto. La Plaza Saint Roch es una de las más bonitas de Montpellier. En ella se alza una preciosa iglesia que lleva el mismo nombre.

facultad-de-medicina_7347951

49655633

Tras recorrer la zona durante un buen rato, comenzamos a buscar un restaurante para tomar una cervecita y cenar tranquilamente. Lo encontramos en la Place de Jean Jaurès, una placita muy animada llena de cafeterías y restaurantes.

img_6144

Si se dispone de más tiempo y además viajáis con niños no os podéis perder el Zoo del Lunaret o la tienda de juguetes Pomme de Reinette. Tampoco dejéis de coger el tren turístico que os hará un recorrido por las principales atracciones de la ciudad y hará las delicias de los más pequeños.

Nosotros nos quedamos con ganas de más pero no descartamos volver a esta ciudad francesa porque, además de quedar muy cerca de España, es un lugar que vale la pena conocer en profundidad.

En el siguiente post os contaré nuestro segundo día de ruta que transcurrió entre Montpellier y Annecy, un pueblecito francés que parece sacado de un cuento y que está situado muy cerca de la frontera con Suiza.

¡FELIZ DÍA!

 

Share This:

2 thoughts on “Ruta por Europa Día 1: de Barcelona a Montpellier

  • Gracias Ana, genial este primer día de viaje, tomo nota y por cierto totalmente de acuerdo con la afirmación que has hecho al principio de “VIAJAR te aporta, entre otras cosas, un gran enriquecimiento personal”

    • Muchas gracias por tu comentario. Cierto es que Viajar enriquece muchísimo en todos los sentidos. Y que se nota a la legua quien viaja con frecuencia (no hace falta que sea lejos) y quien no sale de casa. Viajemos!!! Un besazo y gracias por seguirme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *