RUTA POR FRANCIA, DÍA 11: Oradour-Sur-Glane y Burdeos

Nuestro viaje por Francia estaba tocando a su fin y estábamos ya emprendiendo la bajada hacia España. Antes de llegar a nuestro objetivo ese día (Burdeos), pasamos por el pueblo de ORADOUR-SUR-GLANE.

Se trata de un pueblito que fue asediado durante la Segunda Guerra Mundial y que se conserva tal y como quedó tras los ataques alemanes. Es muy curioso recorrer sus calles donde se pueden ver los restos de lo que fue la barbería, el taller de coches, la escuela o la iglesia. Un viaje al pasado que te pone los pelos de punta. Allí tuvo lugar la matanza de casi 650 personas. Muchas de ellas fueron ametralladas y quemadas en la iglesia. Un horror que no han querido olvidar nunca y por ello, allí se puede visitar tanto el pueblo, muy bien conservado, como el Centro de la Memoria que recuerda esta vil tragedia. Una visita muy recomendable si se pasa por esta zona de Francia.

Después de esta dura visita nos dirigimos hacia BURDEOS. Nos apetecía seguir conociendo esta ciudad en la que habíamos dormido también en el camino de ida (aquí) Llegamos pronto y así pudimos aprovechar gran parte del día. Paseamos por la Place de la Bourse de nuevo. Recorrimos la calle comercial más importante de Burdeos: Sainte-Catherine. Vimos la Catedral de San Andrés, la plaza Quincoces y el Gran Teatro. Terminamos cenando en la Rue Saint Remi y despidiendo este maravilloso viaje con un delicioso vino de Burdeos. El viaje había llegado al final y al día siguiente pararíamos en Zaragoza a dormir antes de llegar definitivamente a nuestro hogar.

Un viaje lleno de contrastes y bellos paisajes que nos habían fascinado por completo. Teníamos una mezcla de sentimientos entre seguir viviendo aventuras y querer volver a casa a descansar un poco de tanto ajetreo.

Era nuestro primer viaje con la niña y, aunque había sido éxito total, no había sido un camino de rosas. Habíamos aprendido qué hacer y qué no hacer para el siguiente y qué llevar y qué no llevar en nuestro próximo viaje. Todo había ido genial y en los muchos kilómetros de coche que nos separaban de casa tuvimos tiempo para maquinar y planear nuestro siguiente destino. Eso significaba que todo había ido mejor que bien. Satisfacción y felicidad por viajar en familia. Eso es lo que sentíamos.

ORADOUR-SUR-GLANE:

















BURDEOS:


















*Nuestra última noche en Francia fue en el mismo alojamiento que cogimos a la ida en Burdeos: RESIDHOTEL GALERIE TATRY. Un hotel bien equipado y con buena relación calidad-precio.

¡FELIZ DÍA!

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *