De vuelta de Florida: valoración general

Hoy empiezo a contaros nuestra última experiencia viajera que nos ha llevado a tierras estadounidenses durante las pasadas vacaciones de Navidad. Han sido diez días inolvidables los que hemos pasado en uno de nuestros países favoritos, sin duda.

Los que me seguís en INSTAGRAM (@unapeinetaenmimaleta) habéis podido comprobar lo muchísimo que hemos disfrutado de este viaje y la increíble experiencia que hemos tenido (una vez más) viajando con nuestra hija Sara.

En un post previo llamado FLORIDA: Preparativos y Organización, podéis leer todo lo referente a la preparación de este ROADTRIP : alquiler de coche, alojamiento, lugares para visitar, etc.

Fuimos con todos los deberes hechos para aprovechar al máximo los diez días de que disponíamos. ¡Y vaya si lo hicimos! Pocas cosas de las programadas nos quedaron en el tintero. Y alguna más añadimos por el camino.

Ha sido un viaje simplemente perfecto donde hemos disfrutado como niños en todos y cada uno de los lugares que hemos visitado.

Nos ha hecho un tiempo maravilloso: sol y calor moderado. Una combinación perfecta para sacarle el máximo provecho al llamado “SUNSHINE STATE” (estado del sol) que es como se le llama al estado Florida.

VUELO MADRID-MIAMI

El vuelo directo a Miami fue con la compañía AIR EUROPA. Habíamos escuchado malas opiniones sobre los aviones que hacen esta ruta pero os decimos: NO HAGÁIS CASO. Aviones nuevos completamente con pantalla individual llena de películas, juegos, series, informaciones varias,etc. Imposible aburrirte.

La única pega es que no disponían de cuna para Sara pero a la ida tuvimos la suerte de tener un asiento vacío junto a los nuestros. A la vuelta no tuvimos la misma suerte pero la niña durmió durante todo el trayecto.

No tenemos nada malo que decir de esta compañía: puntual, buen trato, buena comida y aviones impecables.

CONTROL DE PASAPORTES

Hemos estado bastantes veces en EEUU y hemos pasado el rígido control que hacen para entrar al país. No obstante, en el Aeropuerto Internacional de Miami nos resultó todo un poco lento y caótico. Nos pasamos dos horas en la cola (después de 9h de vuelo) para pasar el control de pasaportes.

Totalmente desesperante. Además, después de pasarlo, quisieron controlar un poco más a Jorge (no sé qué pinta le verían jajaja) y nos pasaron a un cuartito donde pensábamos que estaríamos solos y no, tenían a montones de personas esperando como en el médico. Menos mal que fue súper rápido. Solamente querían que su pasaporte pasara por otras manos para controlar mejor y poco más. Pero después de tantas horas de viaje, no teníamos el cuerpo para estas cosas.

Es cierto que, aún así, si vais a este aeropuerto, armaos de paciencia porque llevan un ritmo de trabajo bastante…llamémosle… “caribeño”.

ALQUILER DE COCHE EN AVIS- AEROPUERTO MIAMI

Teníamos ya la reserva hecha y pagada desde aquí. Alquilamos un todoterreno de gama media y, una vez allí, nos hubiese gustado coger otro de categoría superior. No fue posible porque realmente tenían los coches contados cuando llegamos. No había demasiado donde elegir.

El que nos dieron era grande y espacioso y nos sobraba sitio incluso con los bártulos de la niña. El viaje con él fue cómodo y no tuvimos queja. Nos proporcionaron la sillita para Sara (previo pago, claro) y nos la tuvimos que colocar nosotros. En cuanto al GPS, nos llevamos el nuestro desde España. Hace ya unos años que compramos los mapas de EEUU y ya están más que amortizados.

La próxima vez, aunque sea pagando un poco más, queremos elegir coche concreto para no tener sorpresas a la llegada. Nos gustan los coches americanos y parece que no pero, llevar un buen coche, mejora la calidad de tu viaje.

Deciros que el precio de la gasolina en EEUU es de risa en comparación con Europa. Llenar el depósito del todoterreno nos costaba alrededor de 25-30€. Con ese dinero en España no tengo ni para medio depósito de mi coche. Y no te digo nada si hablamos del resto de Europa. En nuestro viaje por Europa de este verano ya nos hubiese gustado tener esos precios en el combustible.

ALOJAMIENTO

Como ya os comenté en el post previo, el alojamiento lo reservamos todo con BOOKING. Hemos estado en 5 alojamientos diferentes a lo largo del viaje y solamente a uno le pondríamos algún “pero”. Os lo contaré en el siguiente post porque fue el primer hotel al que fuimos.

Los precios en este estado son bastante más elevados que los que tuvimos en la RUTA 66 o en nuestra RUTA POR CALIFORNIA.

Cuando empecé a reservar me sorprendió mucho que hubiese pocos alojamientos low cost. Pero bueno, lo que tenía claro es que en un “cuchitril” no me iba a meter. Yo intento viajar low cost pero intento no estar incómoda. No somos nada de nada “tiquismiquis” con los alojamientos pero un mínimo de limpieza y comodidad siempre pedimos.

En casi todos los alojamientos nos pusieron cuna para Sara y en los que no, no nos hizo ninguna falta porque el tamaño de las camas es descomunal y cabíamos los tres juntos más que de sobra.

Absolutamente todos los alojamientos que reservamos incluían el desayuno. Casi todos el mismo tipo de desayuno (continental): bagels (unos panecillos muy típicos americanos), mantequilla, cereales, mermelada, zumos, embutidos (en algunos), café,  gofres o tortitas (en algunos), yogures y fruta. Desde mi punto de vista unos desayunos súper completos teniendo en cuenta que están incluidos en el precio de la habitación.

COMIDAS Y CENAS

Nuestra anterior visita a EEUU nos la tomamos un poco más “low cost” en cuanto al tema de comer y cenar. Comprábamos pan y mezcla en el supermercado y hacíamos muchas comidas ligeras en el coche. Así conseguimos abaratar un poco en este tema.

En esta ocasión no ha sido así. Cuando elaboré el itinerario del viaje tuve en cuenta todos los detalles, entre ellos los restaurantes. Me apetecía probar un montón de sitios que había ido anotando a lo largo del tiempo, bien por emblemáticos, por apetecibles, por bonitos o porque ya los conocíamos de algún otro viaje a EEUU.

Así que os podéis imaginar que hemos comido como reyes (teniendo en cuenta la gastronomía estadounidense). Todos los sitios a los que hemos ido os los iré contando en cada post. Casi todos han sido un acierto total y no todo han sido hamburguesas, ya os lo adelanto…

FIN DE AÑO EN MIAMI

Llegado el momento, os contaré nuestro fin de año por Florida. En realidad, a nosotros el fin de año nos da un poco igual. Agradecemos todo lo bueno que nos ha pasado en el año, hacemos balance y miramos al año nuevo con ganas y optimismo pero la forma de despedir el año no es el detonante para elegir un destino u otro en nuestros viajes navideños.

He de confesar que siempre te hace ilusión estar despidiendo el año en un lugar diferente, a una hora diferente a la que lo has hecho toda la vida. Hace ya tres años que no nos comemos las famosas “uvas de la suerte” y aún así, no creo que ésta nos haya faltado.

En Miami montan una buena fiesta para despedir el año y recibir al nuevo. Y, por supuesto, nosotros no quisimos perdérnosla.

VIAJAR CON UNA NIÑA DE UN AÑO Y MEDIO

No era la primera vez que viajábamos con Sara, ya lo sabéis. Ha estado viajando por Europa en dos ocasiones en los dos Road Trips que hemos hecho con ella. También fuimos con ella a Dinamarca y a Portugal. Tampoco era la primera vez que subía en un avión pero sí la primera vez que el vuelo era más largo (9 horas a la ida y 8 a la vuelta aproximadamente).

Pensábamos un poco en el agobio de llevar a la niña 9 horas sobre nuestro regazo. Ella paga una pequeña parte del billete pero no tiene asiento. Esto es así hasta los dos años en los que en algunas compañías paga billete completo con derecho a asiento y en otras tienen un descuento pero también con derecho a asiento. Depende mucho de la compañía. Sobre todo en las compañías “low cost”, a partir de los dos años pagan el mismo billete que un adulto.

Bueno, el viaje de ida fue genial. El tercer asiento fue libre y ella se lo adjudicó. Allí durmió, jugó y vio dibujos animados. El vuelo de vuelta iba completo así que tuvimos que llevarla en brazos todo el camino. Lo bueno fue que cogimos el avión a las 22h de la noche y se pasó durmiendo todo el viaje. No es cómodo, ya os lo digo…pero a nosotros ya se nos ha olvidado…jajaja.

El tema de las comidas lo llevó fenomenal. Potitos del supermercado alternando con menús infantiles en los restaurantes (bastante saludables la mayoría de ellos, por cierto), fruta, zumos, galletas y de todo, en realidad. Estamos en EEUU, no hay casi nada que no puedas encontrar en un supermercado.

Podemos asegurar que Sara se lo ha pasado genial a pesar de su corta edad. Ha jugado en parques miles, ha visto cocodrilos, pájaros de diversa índole, se ha bañado en la playa, ha paseado en barco, se ha comido la arena (jajaja), le han dicho guapa miles de veces en diferentes idiomas (jajaja), ha flipado con el partido de la NBA y miles de cosas más que ya os iré contando en el diario de viaje.

Si tenéis ciertos miedos a viajar con vuestros pequeños, no temáis, hay que dar el primer paso y después todo viene rodado. La experiencia es única e irrepetible. No todo será un camino de rosas, habrá algún momento de “tierra trágame aquí mismo” pero, de verdad, que son los menos. Casi todo el tiempo nos hemos reído y disfrutado muchísimo con su compañía. No concibo ya un viaje así en el que ella no nos acompañe. Lo bueno se te queda grabado para siempre y de lo malo ya ni me acuerdo.

Si viajar es una de las experiencias más geniales que existen, hacerlo con tus hijos es insuperable.

Nuestro primer día en FLORIDA nos llevó al lugar donde los SUEÑOS SE HACEN REALIDAD…¿Queréis saber dónde fuimos? Os lo cuento en el siguiente post…

¡FELIZ DÍA!

Share This:

2 comentarios en “De vuelta de Florida: valoración general

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *