Berlin y alrededores

Durante nuestro segundo día de viaje cogimos el coche y nos fuimos antes de nada a una visita guiada en un refugio antiaéreo creado para la segunda guerra mundial para “proteger” a los civiles alemanes. Está situado justo debajo de la parada de metro GESUNDBRUNNEN. Aún así, os remito a la página web de BERLINER UNTERWELTEN donde podéis ver horarios, visitas, etc y también en español. La guía que nos mostró este alucinante lugar era genial. La habíamos visto antes en Callejeros Viajeros y sus descripciones del lugar y las historias que nos contó nos mantuvieron en todo momento atentos y también divertidos. Todo gracias a su peculiar manera de ver y contar lo sucedido. Visita muy recomendable si estáis pensando en viajar a Berlín.

Tras la visita a BERLINER UNTERWELTEN nos fuimos rumbo a lo que fue el campo de concentración de SACHSENHAUSEN, muy cerquita de Berlín. Un lugar que pone los pelos de punta, al igual que AUSCHWITZ y supongo que cualquier otro campo de concentración donde los nazis cometieron semejantes barbaridades. Os enlazo aquí al post en el que os conté mi visita a Cracovia y Auschwitz.

De vuelta hacia Berlín paramos en una zona boscosa que nos llamó la atención. Daba hasta miedo pasear por allí y la lluvia y el día gris aún la hacían más tenebrosa.

Este día fue intenso y ya en Berlín nos acercamos a la Calle 17 de junio donde los sábados y domingos tiene lugar un mercado de antigüedades desde las 10h hasta las 17h. Cuando llegamos ya estaban recogiendo pero aún nos dio tiempo a mirar cositas vintage, nuestra obsesión últimamente, como muchos sabéis…jeje.

De allí nos acercamos de nuevo a GENDARMENMARKT, de la que os hablé en el post anterior de este viaje.

De nuevo al coche y a recorrer el 1,5 kilómetros de muro que se encuentra en el llamado EAST SIDE GALLERY. Es un recuerdo a esa dura etapa en la que la ciudad de Berlín fue tristemente dividida en dos (1961-1989). Hoy en día , en esta zona, encontramos este trozo de muro cubierto de murales, muchos realizados por artistas.

Y para terminar este día tan completo nos fuimos a visitar el MUSEO JUDÍO DE BERLÍN diseñado por el arquitecto polaco Daniel Libeskind e inaugurado en 1999. Narra la historia de los judíos desde los comienzos hasta la actualidad pasando por diversos episodios trágicos como el HOLOCAUSTO. Todo ello acompañado de documentos, fotografías, objetos personales y vídeos.

La sala más visitada de este museo es la impactante “Vacío de la Memoria” con todo el suelo cubierto de caras de acero de diferentes tamaños, todas con expresión de dolor. Se puede caminar sobre ellas y, al estar dejadas caer allí, se produce un sonido molesto que se puede escuchar desde otras salas del museo. Es terriblemente impresionante. Recuerda a los judíos fallecidos durante la segunda guerra mundial y también es un homenaje a todas las víctimas de la violencia y las guerras.

¡FELIZ DÍA!

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *