Ruta por Europa Día 7: Maienfeld, Vaduz e Innsbruck

Y llegamos a nuestro día 7 de aventura europea. Esta ruta por Europa nos estaba pareciendo impresionante. Estábamos disfrutando muchísimo de paisajes, ciudades y tramos de carretera alucinantes.

Durante este día íbamos a estar en tres países diferentes y eso, junto con la llegada a Austria, nos hacía muchísima ilusión.

Desayunamos en el hotel, nos tomamos un café rápido y nos pusimos en ruta. La primera visita del día era absolutamente genial.

MAIENFELD (Suiza) fue el primer lugar donde fuimos en este séptimo día de viaje. Y diréis: “no me suena”. Pues bien, en este pueblecito se encuentra situada la CASA DE HEIDI que sirvió de inspiración a la escritora JOHANNA SPYRI para crear su famosa novela donde cuenta las aventuras de esta risueña niña, de Pedro y de su abuelo.

img_7256

No tengo palabras suficientes para describir la zona en la que está situada la casa. Es un paisaje totalmente espectacular. Praderas verdes e infinitas, casas de madera adornadas con flores y animales pastando allá donde mires.

img_8512

La casa se encuentra en un lugar denominado HEIDIDORF. Se puede aparcar muy cerquita de forma gratuita y acceder por un sendero que te lleva directo a la casa. Hay bastantes indicaciones así que es difícil no encontrarla.

img_8516

img_8525

img_7264

Una vez allí nos dirigimos a una casa-museo que es donde venden las entradas y donde podéis encontrar la tienda de recuerdos. Heidi y sus amigos en peluches, libros, pelotas y un sinfín de objetos que encantarán a los niños (y no tan niños) que sean seguidores de esta serie.

Compramos las entradas (10 CHF cada una), cogimos a Sara en brazos, dejamos el carro de la niña “abandonado” en la puerta de la casa y nos fuimos para dentro.

img_7261

La casa es preciosa. Toda de madera y llena de objetos que recrean lo que podría haber sido la casa del abuelo. Las habitaciones con su ropa colgada, los juguetes de Heidi y demás objetos. La cocina perfectamente equipada y súper bonita.

img_8533

img_8535

img_7272

También se puede acceder a la buhardilla donde Heidi iba a reflexionar y a contemplar las montañas desde la ventana. Un lugar idílico, sin ninguna duda.

img_7276

img_7316

Recomiendo esta visita por los paisajes tan preciosos que tiene alrededor, además de por la ilusión que pueda hacernos ver la casa de uno de los dibujos animados más famosos del mundo.

img_7293

img_7301

En el exterior hay cabras y ovejas a las que te puedes acercar sin problemas. Creo que a Sara le gustó un montón la experiencia. Además, tuvo la oportunidad de jugar con las muñecas de Heidi en su habitación…jajaja.

img_7321

img_7317

Tras esta visita, y después de hacernos un montón de fotos en los alrededores de MAIENFELD, nos pusimos de nuevo en camino.

Nuestra siguiente parada era un nuevo país, o mejor dicho, el principado de LIECHTENSTEIN, concretamente su capital: VADUZ.

Es uno de los países más pequeños de Europa, tras el Vaticano, Mónaco o San Marino. Su idioma oficial es el alemán. Se trata de una monarquía constitucional encabezada por el príncipe Juan Adan II. Aunque la capital es Vaduz, la ciudad más poblada de este principado es SCHAAN.

Nosotros fuimos a VADUZ sobre todo para ver el imponente CASTILLO de origen medieval que observa la ciudad desde lo alto y que es la residencia oficial de los príncipes de LIECHTENSTEIN. No se puede visitar por dentro pero sí acceder caminando o en coche hasta él. Mucho más recomendable ir en coche porque andando es una buena caminata cuesta arriba.

img_7342

img_7350

img_7348

Otros lugares de interés en esta ciudad son la Catedral de San Florián, la Casa Roja o la Plaza Principal o Rathaus donde hay multitud de cafeterías y tiendas de souvenirs.

img_7362

img_7363

Nosotros dimos un paseo por la zona al bajar del Castillo y dimos por terminada nuestra visita a este pequeño país.

img_7359

Llegaba el momento de cruzar la frontera y adentrarnos en AUSTRIA, nuestro cuarto país de los siete que íbamos a pisar en esta RUTA POR EUROPA.

Nada más cruzar la frontera, lo primero que hicimos fue parar en una gasolinera a comprar agua y una cosa MUY IMPORTANTE: la VIGNETTE 2016 de AUSTRIA para poder circular por todo el país.

*Foto de www.asfinag.at

El precio de esta pegatina es de 8,80€ por 10 días, 25,70€ por dos meses y 85,70€ por un año. En comparación con la de Suiza es mucho mejor porque no es obligatorio pagar por una año entero. Nosotros tan sólo tuvimos que pagar 8,80€. Podéis informaros de todo AQUÍ.

Una vez seguros de poder circular debidamente, nos pusimos en camino rumbo a la última parada del día: INNSBRUCK (Austria). Es la capital del TIROL y está ubicada en el Valle de Inn, rodeada de montañas y verdes paisajes. El idioma oficial es el alemán.

img_7414

En INNSBRUCK hay una serie de lugares imprescindibles para visitar sí o sí: la Catedral de San Jakob, el Palacio Imperial Hofburg, el Tejadillo de Oro, la animadísima calle Maria Theresien, la Iglesia de la Corte o el Castillo de Ambras.

img_8575

img_8565

La ciudad de Innsbruck conserva un grandísimo patrimonio debido a la gran relación que tuvo con los emperadores austríacos y con la dinastía de los HABSBURGO. Tiene grandiosos palacios e imponentes iglesias. Actualmente tiene un genial ambiente universitario y abundan las tiendas, restaurantes y lugares bonitos donde parar a reponer fuerzas. Y eso hicimos nosotros en la calle más bonita de la ciudad: MARIA THERESIEN STRASSE.  Es “el punto fotográfico” por excelencia de esta ciudad.

img_7387

img_8572

img_8573

img_8594

img_8580

Nos gustó muchísimo INNSBRUCK y he de decir que nos quedamos con ganas de haber hecho noche allí y conocerla más profundamente. No obstante, el TIROL nos esperaba y teníamos que continuar.

La elección de alojamiento para las siguientes tres noches nos apetecía muchísimo puesto que se trataba de un apartamento en medio de la naturaleza, en el pueblecito tirolés de ALPBACH. En las típicas casas de madera con flores en los balcones y rodeadas de montañas.

El alojamiento en cuestión fue APPARTEMENTS ZELLNER

img_9338

El apartamento era de tres habitaciones con cocina y baño. Todo muy bien equipado pero sin grandes lujos. La recepción era la tienda de comestibles de abajo y el chico que nos atendió fue súper majo y nos regaló pan y embutido para la cena. Nos gustó mucho y estuvimos muy cómodos. Aunque la verdad sea dicha, el apartamento lo pisamos más bien poco, para cenar y para dormir.

Esa noche preparamos una rica cena con todo lo que ya traíamos nosotros más lo que nos dio el dueño de los apartamentos. Nos acomodamos en la cocina los tres con la tele y nos fuimos prontito a dormir. En esa zona se notaba ya el cambio de temperatura. Comenzamos a notar fresquito allí arriba así que arropados con la funda nórdica nos quedamos fritos soñando con “la visita” que tantas ganas teníamos de hacer al día siguiente.

¡FELIZ DÍA!

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *