Nápoles, Pompeya y la Costa Amalfitana, Día 2: Pompeya y el Vesubio

Nuestro segundo día de ruta nos llevó directamente a un destino que deseábamos conocer desde hace mucho tiempo: POMPEYA.

Pero, sin haberlo planeado previamente, este mismo día decidimos visitar también otro lugar muy vinculado trágicamente a esta ciudad romana: el volcán VESUBIO.

Como ya os comenté en el PRIMER POST de esta aventura, nos alojamos en el BED and BREAKFAST POMPEI IN FAMILY, muy próximo a las ruinas de POMPEYA para así, poder madrugar para evitar el calor y para ser de los primeros en entrar. Os aseguro que fue una idea brillante y os recomiendo que lo hagáis así si queréis ver esta maravilla de la manera más cómoda posible.

Desayunamos en nuestro alojamiento y cogimos fuerzas para el día tan maravilloso que nos esperaba...

Desde nuestro alojamiento teníamos un breve paseo hasta la puerta de entrada a Pompeya pero aún así, decidimos ir en coche y dejarlo en un parking próximo (¡ojo! hay varios pero no son baratos).

La PUERTA MARINA es la principal vía de acceso a la ruinas de POMPEYA. Allí mismo hay un estación de tren de cercanías que conecta esta localidad con Nápoles y con Herculano, por si no disponéis de coche. Nosotros entramos por la Puerta Marina y, cuando acabamos la visita, salimos por la Puerta de la Plaza del Anfiteatro.

»Las entradas de adulto cuestan unos 15 € y las compramos allí mismo. Tened en cuenta que desde abril hasta octubre abren a las 9 de la mañana cierran a las 19,30 de la tarde pero en los meses de frío cierran a las 17h.

»Importante: el primer domingo de cada mes es GRATIS entrar en las ruinas de POMPEYA.


LAS RUINAS DE POMPEYA

Pompeya fue una ciudad de la Antigua Roma que fue sepultada bajo las cenizas producidas tras la erupción del volcán VESUBIO en el año 79 d.C. No fue hasta 1748 cuando POMPEYA fue redescubierta. Había permanecido prácticamente intacta engullida bajo una capa de cenizas y hollín... Y ahí empezó la "carrera" para conocer más y más sobre esta enigmática ciudad y sobre la forma de vida de sus habitantes. ¿No os parece una historia apasionante? Una ciudad que quedó "congelada en el tiempo" durante 17 siglos...

A mi, la idea de visitar este lugar siempre me había parecido fascinante...y no me decepcionó en absoluto. Es un sitio que no solamente te transporta al pasado sino que te fuerza a ponerte en situación. Te hace pensar constantemente en la pesadilla que vivieron sus habitantes con la erupción del volcán y la sensación de impotencia que debió recorrerles todo el cuerpo. Increíble. Simplemente.

Y luego piensas...¿cómo pudo quedarse la ciudad prácticamente intacta? Y todavía te fascina más. Se puede visitar el interior de las termas, de las casas, del anfiteatro...Os recomiendo que os agenciéis un mapa nada más entrar para planificar vuestra visita y no perderos detalle. ¡Es una ciudad entera! Y, aunque Pompeya no era Nueva York (en tamaño) tampoco es muy pequeña....

La ciudad es más bien grande así que necesitaréis mínimo toda la mañana o toda la tarde. Por supuesto que si disponéis de más tiempo mejor todavía. Lo mejor es ir viendo todo con calma. Podéis adquirir una audio guía o contratar algún guía privado. Nosotros no solemos hacer esto mucho pero, en ocasiones, viene bien que alguien te lo explique todo con detalle.

Para ayudaros un poco en la planificación de vuestra visita os detallo los 10 LUGARES IMPRESCINDIBLES , esos que no podéis dejar de ver si visitáis las ruinas de la ciudad romana de POMPEYA:

1›LA BASÍLICA. Construida en el siglo II a.C. Cuando el Vesubio entró en erupción, estaba siendo restaurada tras el terremoto que había asolado la zona en el 62 d.C.

2›EL ANFITEATRO. Lugar en el que se celebraban las luchas de gladiadores. Construido en el año 80 a.C. En la entrada, una inscripción nos dice quienes fueron los responsables de su construcción y se alude a la perpetuidad de este edificio. ¡Qué visión de futuro...! Se trata del anfiteatro más antiguo que ha llegado en buen estado hasta nuestros días.

3›EL FORO ROMANO. El centro de la vida de la ciudad romana de Pompeya. Allí de alza el MACELLUM (mercado para la venta de alimentos), el TEMPLO DE JÚPITER o el EUMACHIA. De las estatuas que los adornaban en la antigüedad, tan solo quedan los pedestales de muchas de ellas.

4›LA CASA DEL FAUNO. Una de las residencias más grandes y más lujosas de Pompeya. Una de las visitas más emblemáticas en estas fascinantes ruinas romanas de Pompeya.

5›LAS TERMAS ESTABIANAS. Los baños termales más antiguos de Pompeya. Hay diferentes termas repartidas por estas ruinas pero estas son las más conocidas. Se encuentran en el cruce de la Via Estabiana con la Via de la Abundancia.

6›LOS GRANEROS DEL FORO. En la antigüedad, este lugar servía de mercado de frutas, verdura y otros artículos cotidianos de la época. Hoy en día sirve de almacén para muchísimos restos arqueológicos encontrados en las ruinas de Pompeya. Desde vasijas hasta los cuerpos petrificados de pompeyanos sorprendidos por la erupción del Vesubio y que no pudieron escapar de tan magna tragedia.

7›EL LUPANAR (PROSTÍBULO). "Lupa" no solamente significa "loba" en latín, sino también "prostituta". El Lupanar es  uno de los lugares más curiosos para los visitantes de Pompeya. En su interior, además de algunos frescos relativos a la actividad que allí se realizaba, encontramos cinco habitaciones y una letrina. Las camas son de piedra y se cubrían con paja y con mantas para hacer la situación algo más confortable, imagino.

Este burdel es pequeño y la visita, aunque es libre, está regulada a un pequeño número de personas simultáneamente. Así pues, no os extrañéis si tenéis que hacer cola para entrar.

8›EL TEATRO MAYOR. Fundado a finales del siglo III a.C. Este teatro tenía capacidad para aproximadamente 5000 personas. Las obras teatrales allí representadas estaban destinadas especialmente para los pompeyanos más cultos y más elitistas.

9›EL HUERTO DE LOS FUGITIVOS. En este lugar veréis, tras una cristalera, los cuerpos de algunos habitantes de Pompeya tal y como fueron encontrados. La posición de sus cuerpos y el proceso de petrificación de los mismos han sido objeto de estudio para diversos especialistas a lo largo de muchísimos años.

10›LA CASA DEL MENANDRO. Se trata de una de las casas mejor conservadas de Pompeya. Es un buen ejemplo del hogar de una familia acomodada de esa época. Puede que sea una de las casas más fotografiadas en las ruinas  de esta ciudad romana.

Por supuesto que hay montones de lugares interesantes además de los mencionados pero simplemente os los indico para que sepáis cuáles son los "básicos".

Simplemente perderse por los rincones de Pompeya y observarlo todo con detenimiento ya puede hacer de vuestra visita  un momento enriquecedor. Arte, historia y vida, todo en uno.

Os recomiendo muy mucho que, al menos una vez en vuestra vida, visitéis este lugar. Es absolutamente increíble y no os dejará, para nada, indiferentes.

Como curiosidad os cuento que en algunas paredes podemos observar la propaganda electoral que hacían para el cargo de EDIL. Resulta curioso comprobar las similitudes que guardan con la propaganda electoral de la actualidad. En ciertas cosas, evolucionamos más bien poco...¿no os parece? La mayoría de mensajes aluden a la calidad humana del candidato, no tanto a las promesas que pudiese hacer al pueblo que le tenía que votar.

Pompeya es toda una caja de sorpresas. A día de hoy, aún siguen encontrándose numerosos restos que nos permiten conocer más en profundidad el fascinante IMPERIO ROMANO.


Cuando dimos por finalizada la visita, salimos del recinto que acoge las ruinas de Pompeya y nos fuimos en busca de un lugar donde comer y donde bebernos una cerveza bien fría. Habíamos pasado bastante calor y nos lo habíamos ganado.

Como ya os he dicho antes, salimos por la Puerta de la Plaza del Anfiteatro. Caminando por la Via ROMA y la Via PLINIO hay numerosos restaurantes y cafeterías.

Comimos en un restaurante que os quiero recomendar porque nos gustó mucho. Además, a un paso de la Oficina de Turismo de la VIA PLINIO desde donde partía el autobús que nos llevaría al VOLCÁN VESUBIO.

El restaurante se llama I MATTI y la relación calidad/precio es muy buena.

Además, el sitio tenía una terraza espectacular y estaba decorado con mucho gusto. Nos encantó. Si dormís en Pompeya, puede ser un buen lugar para ir a cenar.

Teníamos la EXCURSIÓN AL VESUBIO A LAS 15,30 de la tarde y teníamos una hora y media para comer. Comimos sin prisa ya que el autobús paraba a cinco minutos andando del restaurante. Aún así nos tocó esperar un poco porque va recogiendo a gente en diferentes puntos de la ciudad.

En las Oficinas de Turismo de Pompeya podéis adquirir los tickets para esta excursión que dura unas dos horas aproximadamente. Se compran allí mismo. Veréis como os los ofrecen cada vez que paséis por la puerta. Nosotros picamos...jajaja. Pero fue un acierto porque nos encantó.

Te recogen con el autobús, te dejan a unos 15 minutos a pie (cuesta arriba obviamente) de la cima del volcán. Te dicen una hora de recogida en el mismo punto donde te han dejado y en ese tiempo visitas el cráter.

De camino hacia el cráter hay tiendas de souvenirs y bebidas (muy necesarias en verano). Es cansado pero no tiene dificultad alguna. Solamente estar un poco en forma es suficiente.

Las vistas desde el cráter son brutales. Se ve hasta la ISLA DE CAPRI. Súper recomendable. Nos pareció un paisaje precioso y de nuevo llega a tu mente lo que pudo ser la erupción del volcán en esa ocasión en que sepultó la ciudad romana de Pompeya. Muy impactante, de verdad.

Si me preguntáis si merece la pena subir al cráter del VESUBIO, mi respuesta es: rotundamente SI. Pienso que la perfecta combinación es madrugar para ver las ruinas de Pompeya, dedicar toda la mañana a la ciudad, comer y visitar el volcán por la tarde.

A las 18h habíamos terminado las dos visitas y estábamos con un pie en el coche para marcharnos a nuestra siguiente cita: SORRENTO, en la COSTA AMALFITANA.

Pusimos música italiana en nuestro descapotable y....¡rumbo al verano italiano!

Nos fuimos directos a nuestro alojamiento en el HOTEL DANIA en SORRENTO. Se trata de un hotel muy vintage....jajaja. No, en serio, el hotel es antiguo pero está en una ubicación genial y con unas vistas increíbles.  Además tiene piscina y parking (de pago).

Ya os anticipo que el verano en esta zona de Italia es caótico. Poco o nada de sitio para aparcar (con lo cual se paga a precio de oro) Tráfico y más tráfico. Os aconsejo que, si podéis, alquiléis una moto. Sobretodo si vais en el mes de agosto. Y ya por aconsejar....os aconsejo que vayáis en otro mes que no sea agosto...jajaja.

En serio, es una zona muy concurrida y si vas con coche a veces sientes la necesidad imperiosa de tirarlo al mar para poder pasear por algún pueblo o para poder llegar a los sitios...jajaja.

Bueno, pero que no cunda el pánico porque...la belleza de la COSTA AMALFITANA lo compensa todo (pongámonos optimistas).

Lo que si fue cierto es que al llegar a nuestro hotel (después de soportar un buen rato de tráfico) nos encontramos con esto y se nos olvidó todo....

Una preciosa puesta de sol nos dio la bienvenida... Y también la pudimos disfrutar desde nuestra habitación.

El hotel, a pesar de ser algo antiguo, lo recomiendo 100% por el precio (todo es carísimo en esta zona y este era solo "caro"...jajaja), por la piscina que la aprovechamos los tres días al terminar la jornada y por las vistas que nos regalaron tres puestas de sol inolvidables.

La habitación amplia, limpia y muy bien. Se incluía también el desayuno, que aunque era bastante normalito, nos vino genial.


*Anécdota: al hacer el check in en el hotel nos preguntaron que dónde estaba nuestro bebé...Nosotros, extrañados, no sabíamos de qué hablaba ese hombre. Nos dijeron que habíamos pedido una cuna... ¡madre mía! hasta que nos acordamos que ese viaje estaba planeado con Sara y por eso yo había pedido la cuna... ¡qué rápido nos habíamos acostumbrado a que el viaje fuese para dos! jajajaja. Los del hotel alucinaban viéndonos reír a los dos...jajaja. Viajar con niños es agotador, así que estábamos de lo más felices viviendo esta aventura en pareja y se nos había olvidado hasta nuestra hija...jajaja.


Tras una ducha, nos fuimos a cenar al centro de Sorrento. Preparaos para pagar parkings siempre porque encontrar sitio para aparcar es simplemente imposible.

Sorrento de noche nos gustó mucho aunque es muy turístico y estaba hasta los topes. Callejuelas llenas de bares y tiendas de souvenirs atestadas de veraneantes. Cenamos, nos tomamos un rico helado italiano y nos fuimos al hotel porque estábamos muertos de cansancio y también para que no nos sacaran un riñón en el parking donde habíamos dejado el coche...jajaja... OOOOHHH la idílica COSTA AMALFITANA...

En el siguiente post entramos de lleno en materia con los pueblos más bellos de esta región italiana.

Espero que os haya gustado y que os pueda servir de utilidad este post sobre nuestra RUTA POR ITALIA.

Si queréis suscribiros a UNA PEINETA EN MI MALETA y no perderos ninguna publicación, podéis hacerlo en la barra lateral, o al pie de cada post y también al final de la página de inicio.

Os recuerdo también que para viajar seguros podéis acceder a un DESCUENTO de un 5% en MONDO (el seguro de los viajeros inteligentes)  pinchando aquí:

Si queréis obtener 15 EUROS de DESCUENTO en vuestra próxima RESERVA en BOOKING.COM solamente tenéis que pinchar en el siguiente banner y directamente buscar el alojamiento que más se adecue a vuestras necesidades.

¡FELIZ DÍA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *