Valle del Mosela , Selva Negra y Alsacia francesa: Día 2

Nos despertamos en nuestro hotel en COCHEM. El día se presentaba prometedor. El Valle del Mosela es una zona repleta de pueblos con encanto y paisajes verdes de postal.

Nosotros habíamos hecho una pequeña selección para pasar toda esta jornada recorriendo algunos de sus rincones más bellos.

*Imagen de winebreaks.nl (Pinterest)

No teníamos tiempo que perder.

El desayuno en el PARKHOTEL COCHEM es digno de foto y mención.

Era de lo más completo y rico que hemos probado últimamente y, además, a Sara le prepararon un vaso de leche con chocolate digno de Pinterest jajaja.

El desayuno lo degustamos con vistas al Castillo de Cochem...¿qué más se podía pedir en ese momento? El día comenzaba bien para nosotros. Por cierto…la ventana de abajo del todo era la nuestra.

Después de desayunar, y antes de poner rumbo hacia el primer pueblo de nuestro recorrido, teníamos algo que hacer en COCHEM. Concretamente contemplar estas vistas…

Se obtienen simplemente cruzando al otro lado del Río Mosela, así de simple. Nosotros madrugamos y había sitio de sobra para aparcar pero si vais en temporada alta creo que será mejor que os acerquéis caminando.

Creo que no hace falta decir que merece mucho la pena porque ya se ve reflejado en estas fotos. Es la imagen más típica y conocida de esta localidad.

Nos pasamos un buen rato allí admirando este paisaje antes de ponernos en marcha. Costaba irse, os lo aseguro…

Nuestra siguiente parada del día fue en la localidad de BREMM (a unos 28 minutos en coche de Cochem). Queríamos conseguir unas buenas vistas del meandro que forma el Río Mosela a su paso por esta población. Se trata de una de las estampas más emblemáticas del Valle del Mosela. Es el lugar donde el Mosela gira 360 grados.

Atravesamos el pueblo de subida con el coche y llegamos a una casa azul, pues allí, a la derecha, si sigues hasta que se acabe el camino, hay un mirador con unos banquitos para sentarse a alucinar.

Si quieres obtener unas vistas desde más arriba, hay unos senderos que van entre los viñedos y que te ascienden un poco más. Nosotros trepamos un poco más pero no subimos hasta arriba del todo.

La verdad es que esta visita nos sorprendió mucho y la recomendamos 100%. Estuvimos un buen rato en la zona observando el meandro y disfrutando del súper buen tiempo que hacía a mediados de abril.

A unos 15 minutos en coche de BREMM se encuentra el MONASTERIO DE MARIENBURG.

Este antiguo convento está situado en un emplazamiento único. Las vistas desde su mirador son impresionantes.

Cuando llegamos estaba todo completamente desierto, no había nadie pero normalmente se puede visitar y tiene hasta un restaurante con terraza de vistas panorámicas del Río Mosela.

Es uno de esos sitios donde se respira paz y donde te quedarías a descansar y relajarte toda la mañana…si no fuera porque no nos gusta relajarnos y porque teníamos que seguir descubriendo bonitos lugares…jajaja. Pero esta visita no os la perdáis por nada del mundo.

Siguiente visita del día: ZELL (a tan solo 15 minutos en coche del convento de MARIENBURG). Se trata de otro pintoresco pueblo que el Río Mosela encuentra a su paso.

En bastante pequeñito así que, como se puso a llover, lo recorrimos en coche rápidamente y cruzamos al otro lado del río para contemplar la población en su conjunto. Esas vistas tan características de ZELL (MOSEL).

Resulta curioso observar los puntiagudos campanarios que coronan las iglesias de casi todos los pueblos de esta zona. Casi todos con forma de bulbo. Algo muy característico de todos ellos.

El área del Valle del Mosela es una zona vinícola, repleta de viñedos en las laderas, lo que le aporta más belleza al paisaje… aún más si cabe. Así pues, la estampa típica de la zona son los pueblos de postal, el río Mosela a su lado y los viñedos rodeándolo todo…idílico..¿no os parece?

La lluvia empezó a caer y decidimos meternos en el coche y seguir nuestro camino. Empezábamos a tener hambre así que comeríamos en el siguiente pueblo incluido en nuestra ruta: BERNKASTEL-KUES.

Creo que podría afirmar sin miedo a equivocarme que BERNKASTEL es uno de los pueblos más bellos del VALLE DEL MOSELA, sin duda. Al menos esa fue nuestra impresión…aunque no los recorrimos todos hay que decir, claro.

Fundada en el año 1300, esta localidad es un maravilloso ejemplo de arquitectura medieval. Entrar en su plaza principal es como adentrarse en un cuento, sin más.

Sara se puso a correr por su plaza como si no hubiese mañana…jajaja. Además, tuvimos suerte porque, a pesar de lo turístico que es este pueblo, no encontramos demasiada gente. Así que pudimos pasear plácidamente por todas sus empedradas calles.

Hay muchos restaurantes en los alrededores de la plaza. La mayoría de ellos de gastronomía típica alemana. Eso sí, os recomiendo llegar a una hora prudente (entre las 12 y las 13h) porque sino, corréis el riesgo de encontrarlos cerrados…como nos ocurrió a nosotros. Pero tranquilos, hay sitios de comida para llevar y numerosas cafeterías siempre abiertas donde poder comer algo rápido.

Enamorados totalmente de este pueblo, proseguimos la marcha y nos dirigimos a una de las últimas paradas del día: BEILSTEIN (a aproximadamente una hora en coche desde Bernkastel).

Este bonito pueblo está en medio de la llamada Ruta de la Alemania romántica. Se dice que es uno de los más bonitos porque se conserva prácticamente como en el medievo. Le llaman la Bella durmiente del Mosela precisamente porque, mientras otros pueblos cercanos evolucionaron y cambiaron, Beilstein se mantuvo intacto, se ancló en el pasado. Y ahora, desde la distancia, se agradece que no evolucionara como los demás.

Recomendamos un breve paseo por sus empinadas calles con edificios de madera, cafeterías, pensiones y tabernas que te trasladan en el tiempo. No os perdáis las vistas de lo que queda de su castillo.

Nuestro día estaba terminando y, aunque la ruta que teníamos marcada había llegado a su fin, quisimos recorrer en coche la zona sin rumbo fijo antes de volver a Cochem, donde volveríamos a hacer noche.

Si, todos los pueblos que visitamos nos encantaron, pero es que te encuentras belleza en cada rincón, en cada ladera, en cada montaña. El Valle del Mosela es indescriptible.

Hay que ir, verlo, saborearlo. Solamente así podréis haceros una idea de su belleza y de todo lo que tiene que ofrecer: rutas de senderismo, paseos en bicicleta, paseos en barco por el río, catas de vino, deliciosa gastronomía y un muy largo etcétera.

Nos enamoramos de esta zona ¿por qué no decirlo?. Solamente pasamos allí dos días y, por supuesto, nos quedó mucho por ver. No obstante, fue suficiente para apreciar el encanto que tiene y para saber que volveremos algún día.

Dimos por terminada nuestra ruta y volvimos a nuestro hotel de COCHEM. Nos dimos una ducha y salimos a cenar algo al centro del pueblo.

Estábamos cansados pero nos dio igual. Paseamos un rato por sus calles, nos despedimos de él y nos fuimos a descansar.

Al día siguiente conoceríamos un trocito de la Selva Negra alemana y teníamos unas ganas infinitas.

Pero eso os lo contaré en el siguiente post…

Espero que os haya gustado y que os pueda servir de utilidad este post sobre nuestra RUTA POR ALEMANIA Y FRANCIA.

Si queréis suscribiros a UNA PEINETA EN MI MALETA y no perderos ninguna publicación, podéis hacerlo en la barra lateral, al pie de cada post y también al final de la página de inicio.

Os recuerdo también que para viajar seguros podéis acceder a un DESCUENTO de un 5% en MONDO (el seguro de los viajeros inteligentes)  pinchando aquí:

Si queréis obtener un DESCUENTO de 25€ en vuestra RESERVA de APARTAMENTO con AIRBNB, pinchad en la siguiente imagen y comenzad la aventura…

Si sois más de hotel y queréis obtener 15 EUROS de DESCUENTO en vuestra próxima RESERVA en BOOKING.COM solamente tenéis que pinchar en el siguiente banner y directamente buscar el alojamiento que más se adecue a vuestras necesidades.

¡FELIZ DÍA!

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *