Croacia, Día 10: Dubrovnik y Bahía de Kotor (Montenegro)

PRINT

Era nuestro último día de viaje y teníamos planeada una escapada que nos hacía muchísima ilusión.

Cambiábamos de país y conoceríamos una zona costera preciosa llena de paisajes de postal y vistas alucinantes.

Nos levantamos más pronto que nunca, desayunamos en el apartamento y los tres al coche para encaminarnos a la primera parada del día antes de cruzar la frontera con MONTENEGRO.

Como ya os conté en Croacia, Día 9, el día anterior estuvimos buscando algunos miradores para obtener vistas privilegiadas de la ciudad amurallada de DUBROVNIK.

Encontramos algún punto precioso al atardecer pero nos prometimos reanudar al búsqueda al día siguiente porque sabíamos que había otros puntos desde donde se veía aún mejor.

Después de algún intento fallido (pero también precioso) por fin logramos nuestro objetivo…

Pues bien, vaya si encontramos “el sitio”. Os lo marco en este mapa para que sepáis exactamente dónde es…

Hay sitio para aparcar y solamente tienes que subir unas escaleras bastante nuevas con barandilla metálica azul y “VOILÀ” allí encuentras estas espectaculares vistas de la PERLA DEL ADRIÁTICO.

La sesión de fotos en este mirador se alargó un poco más de lo previsto…y eso que a las 8,30 de la mañana ya teníamos la rica temperatura de 35 grados.

Os recomiendo visitar este mirador al atardecer también porque debe ser impresionante estar allí tomándote algo ante semejantes vistas.

Cuando terminamos de contemplar esta preciosa panorámica de DUBROVNIK, llegó el momento de dirigirnos a un nuevo país: MONTENEGRO.

Desde Dubrovnik hasta la frontera con MONTENEGRO hay unos 40 minutos en coche. Si vais pronto evitaréis las largas colas que pueden formarse en el control fronterizo para pasar de un país a otro.

Nosotros tuvimos suerte y a penas había gente. Quizás estuvimos unos 20 o 30 minutos parados, no mucho más.

MONTENEGRO es un país que se está poniendo muy de moda en los últimos años como destino turístico de playa, de paisajes y también cultural. Es un país que tiene mucho por descubrir y que mucha gente recorre en coche para conocer más en profundidad.

Su gente es amable, su gastronomía deliciosa, sus montañas verdes, sus pueblos fortificados de cuento, sus parques nacionales majestuosos y sus playas de aguas cristalinas.

Montenegro es todavía un país tranquilo (turísticamente hablando) si lo comparamos con Francia o Italia pero también es una joya que se está empezando a descubrir ahora para mucha gente.

Os emplazo a esta web de LONELYPLANET para que os informéis de todas las maravillas que podéis encontrar en este país al que algunos denominan  La Perla del Mediterráneo.

Nosotros íbamos a pasar allí solamente un día así que nos llevamos únicamente una pincelada de MONTENEGRO. Eso sí, conocimos una de sus zonas más emblemáticas: LA BAHÍA DE KOTOR.

Después de atravesar la frontera sin ningún problema, empezamos a recorrer la costa del país en dirección al pueblo de KOTOR.

En nuestro camino encontramos montones de playas y calas a rebosar de gente. Esta es una zona de veraneo bastante masificada, la verdad.

Para llegar a la población de KOTOR hay dos maneras: una es bordeando toda la bahía y la otra atravesando la bahía embarcando con el coche en un pueblo llamado KAMENARI y desembarcando en LEPETANE. Esta travesía une la parte más estrecha de la Bahía de Kotor.

Nosotros escogimos esta segunda opción. El ferry cuesta 4,50 € el coche (las personas no pagan) y el trayecto dura solamente unos 10 minutos escasos. Los ferries salen cada 10-15 minutos y empiezan muy pronto por la mañana.

Además de acortar tu viaje a KOTOR, te permite admirar las preciosas vistas desde la misma bahía….todo un lujo.

Una vez en LEPETANE, hay unos 20 minutos en coche hasta el pueblo de KOTOR. Eso sí, por una carretera estrecha y muy transitada en la época de verano…así que ¡cuidado!

Nosotros decidimos parar en un restaurante con vistas a la bahía y allí repusimos fuerzas antes de seguir. Nos impactó el precio tan barato en comparación con Croacia. Por 22 euros comimos los tres y aún pedimos demasiado…

Muy recomendable el sitio, por cierto…con su cervecita fría que no podía faltarnos para combatir el calor.

Y por fin llegamos a KOTOR. A 40 grados de temperatura estábamos cuando pusimos un pie fuera del coche… no digo más.

KOTOR se convirtió en PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD en 1979. Es parada muy frecuente de diferentes cruceros que recorren el Mar Mediterráneo o el Adriático.

Su casco antiguo está repleto de preciosos edificios que se conservan casi intactos desde la época medieval.

Sus MURALLAS, enclavadas en la montaña de LOVCEN, es lo primero que vemos cuando alzamos la vista al bajar del coche. Una estampa maravillosa. Además, casi todos los elementos medievales que las conforman, se conservan casi como entonces.

¿QUÉ VER EN KOTOR?

-La PUERTA DEL MAR, es la puerta de entrada que tomamos para acceder al centro histórico de la ciudad.

-La PLAZA DE ARMAS es el centro neurálgico de KOTOR. El lugar más animado de este pueblo, sin duda alguna.

Cafeterías, restaurantes, helados y mucha gente paseando. Muy buen ambiente a pesar del fuerte calor que hacía.

– La CATEDRAL DE SAN TRIFÓN es quizás la visita más obligada en KOTOR, la que hay que hacer sí o sí.

Construida en 1166, fue remodelada muy recientemente y el conjunto, con la montaña de fondo, es maravilloso.

-El MUSEO MARÍTIMO es una visita muy interesante para conocer cómo se formó la Bahía de Kotor y la importancia del mar en esta tierra de marineros, navegantes y capitanes.

-Cuanto menos curioso resulta el MUSEO DE LOS GATOS…donde se exponen, entre muchas otras cosas, fotos de personajes influyentes de la historia acompañados de sus felinos. Un museo donde se trata de transmitir la relación entre el ser humano y los gatos. Si os sobra tiempo y os gustan los gatos…ya sabéis.

-La FORTALEZA SAN JUAN es la otra visita obligada en KOTOR.

Subir a la parte más alta de la fortaleza y contemplar la BAHÍA DE KOTOR a tus pies…es algo que haremos algún día porque, con 40 grados a la sombra, ni nos lo planteamos…jajaja.

Dicen que la subida a la fortaleza es bastante empinada pero que se puede hacer fácilmente. Aún así, el día que nosotros estuvimos allí ya nos costaba desplazarnos por terreno llano sin morir así que no quisimos tentar a la suerte poniéndonos en peligro. De hecho, se veía poca gente subiendo por las largas escalinatas.

Si no os atrevéis con toda la caminata, siempre podéis parar a medio camino, en la IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA SALUD, desde donde las vistas también son bonitas.

Nosotros decidimos callejear un poco por KOTOR antes de marcharnos hacia otra zona.

Cuando dimos por terminada nuestra visita a KOTOR, nos acercamos a un centro comercial allí mismo para tomarnos algo fresquito y refugiarnos en el bendito aire acondicionado (¡qué gran invento!).

Después nos fuimos al coche de nuevo y recorrimos otros puntos de la Bahía mientras volvíamos hacia LEPETANE para hacer el camino de vuelta.

Otra visita que podéis hacer si disponéis de más tiempo que nosotros es acercaros al pueblo de PERAST.

Nosotros nos conformamos con verlo desde la otra orilla, que tampoco estaba nada mal.

En PERAST, se pueden hacer excursiones en barco para visitar dos famosos islotes: Gospa od Škrpjela y el Islote Sveti Dorde. Parecen dejados caer en medio de la Bahía, una maravilla.

Estuvimos un buen rato contemplando las vistas desde este punto antes de continuar nuestro camino.

A continuación paramos en otro pequeño pueblecito que nos llamó la atención. Toda esta zona es preciosa así que hicimos bastantes paradas. Por eso es aconsejable recorrerla con coche propio o de alquiler.

Había gente bañándose por todas partes. No hay playas específicamente sino embarcaderos, rampas que bajan al agua o simplemente salientes donde la gente pone su toalla o hamaca y disfruta del sol y del agua tan ricamente.

Y llegó el momento de volver hacia DUBROVNIK. Sería media tarde cuando cruzábamos la frontera y encontramos un poco de cola. Posiblemente estaríamos una hora en cola para llegar de nuevo a CROACIA. Nada comparado al cruce de frontera de BOSNIA a CROACIA de días anteriores (Croacia, día 8).

Allí nos estaba esperando una increíble puesta de sol que vimos sentados en un banco muy cerquita de Dubrovnik. Un paisaje maravilloso que servía de despedida para este viaje en familia que no olvidaríamos nunca. Al día siguiente (bastante temprano) partíamos hacia ESPAÑA con la maleta llena de vivencias.

Un viaje lleno de momentos buenos y de algunos no tan buenos debido a las altas temperaturas. Momentos que a día de hoy, casi hemos olvidado…y que no nos van a impedir seguir viajando juntos, conociendo lugares nuevos y aprendiendo lo muchísimo que se aprende gracias a estas aventuras.

Recomiendo al 100% que hagáis esta ruta por Croacia en familia, solos, con amigos o con vuestra pareja…os encantará. Es una mezcla de playa, historia, gastronomía, naturaleza y buena gente.

Nuestro día terminó cenando en un sitio súper rico bastante cerca de Dubrovnik. Se llama RUZMARIN GASTRO & BAR. Bien de precio y con música en directo. Un broche perfecto para un viaje de diez.

Espero que os haya gustado y que os pueda servir de utilidad este post sobre nuestra RUTA POR CROACIA.

Si queréis suscribiros a UNA PEINETA EN MI MALETA y no perderos ninguna publicación, podéis hacerlo en la barra lateral, o al pie de cada post y también al final de la página de inicio.

Os recuerdo también que para viajar seguros podéis acceder a un DESCUENTO de un 5% en MONDO (el seguro de los viajeros inteligentes)  pinchando aquí:

Si queréis obtener 15 EUROS de DESCUENTO en vuestra próxima RESERVA en BOOKING.COM solamente tenéis que pinchar en el siguiente banner y directamente buscar el alojamiento que más se adecue a vuestras necesidades.

¡FELIZ DÍA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *