LONDRES, DÍA 1: Toma de contacto

Hace muchos años ya que estuve viviendo en Londres durante un año estudiando el último curso de carrera. Desde aquello, ya ha llovido un montón (y más allí…jajaja). No obstante, fue una experiencia única e inolvidable de la que extraje millones de cosas positivas. Me permitió conocerme mejor a mi misma, crecer en muchísimos sentidos y hacer buenos amigos que todavía conservo.
Pues bien, esta ciudad fue testigo de nuestros cambios, miedos e ilusiones. Fue una etapa que quedará por siempre en mi mente y, es por ello, que Londres para mí es una ciudad especial.
Por eso, hace a penas 3 añitos decidí pasar allí una semana con mi marido para mostrarle esta preciosa ciudad y compartir con él todos esos rincones en los que tantas vivencias había tenido.
Hoy empiezo a contaros este viaje que hicimos en plena época navideña y que disfrutamos al máximo a pesar del frío y la lluvia tan frecuente en la capital inglesa.

El vuelo fue con IBERIA directo desde Madrid. Llegamos al aeropuerto de HEATHROW que es el más grande y el mejor comunicado de todos. Hasta allí llega el metro así que resulta más económico el traslado al centro.  Si llegáis a otros aeropuertos como LUTON, STANSTED o GATWICK, el traslado tiene que ser en tren o en autobús.

Para movernos por allí, en Londres yo siempre me guío por las paradas de metro y supongo que esto le pasará a mucha gente que viva o visite la ciudad.

Nosotros nos alojamos por la zona de EARL’S COURT ya que se trata de una zona animada llena de bares, tiendas y restaurantes. Además, está a pocos minutos del centro en metro.

Otras zonas interesantes para alojarse son la de BAYSWATER, QUEENSWAY o RUSSELL SQUARE. Londres es muy grande y, por comodidad, recomiendo no alojarse fuera de la ZONA 1 del metro. Si, el alojamiento será algo más caro pero el metro es más barato y la cercanía a todos los puntos importantes de la ciudad mucho mayor.

El UNDERGROUND, TUBE o metro de Londres es tan fácil de utilizar como caro. Lo más aconsejable es adquirir la OYSTER CARD e ir recargándola según se necesite. La tarjeta sola cuesta alrededor de 5 libras y el precio de los billetes al ir recargando varía según la zona del metro en la que nos movamos. Tenéis toda la información AQUÍ. Recordad que cuando os vayáis de Londres, os pueden devolver el dinero de la tarjeta en cualquier estación de metro.

Yo he visitado la capital inglesa en varias ocasiones y os digo que moverse en metro es práctico y rápido. Aún así os cuento que una vez en la que tan solo pasé un fin de semana en Londres, recorrimos casi todas las atracciones imprescindibles caminando…un poco locura, la verdad, pero es posible.

Bueno, os sigo contando este viaje navideño que es el que nos ocupa ahora.

Nada más llegar soltamos las maletas y directos ¡a la calle!. Nos acercamos a la zona de Knightsbridge para ver Harrods iluminado y decorado de Navidad. Después, caminando, bordeamos Hyde Park y llegamos hasta Oxford Street. El ambiente navideño era increíble y el despliegue en decoración que hace Londres en estas fechas es digno de ver alguna vez en la vida. En Oxford Street podéis encontrar todo tipo de tiendas, sobre todo las más asequibles para los bolsillos de los mortales. Algo picamos, claro. Inevitable.

Seguimos por Regent Street donde se encuentran las tiendas más selectas y también la famosa juguetería HAMLEY’S que cuenta con 7 plantas y que es la más antigua del mundo. Un paraíso para niños y mayores. Llegamos hasta Piccadilly Circus, punto de encuentro o meeting point para muchísimos habitantes de la ciudad y famosa por sus letreros publicitarios luminosos. De allí nos adentramos en Carnaby Street, una calle peatonal comercial muy de moda. Llegamos hasta Leicester Square, una de las plazas más animadas de Londres donde se concentran muchos restaurantes y mucha gente mostrando sus habilidades en plena calle. Allí se encuentra el cine Odeon, famoso por ser el lugar donde se celebra la ceremonia de entrega de los conocidos premios cinematográficos BAFTA. Hay gente a montones y mucha vida. Eso que me gusta tanto de esta ciudad.

Nuestra gran toma de contacto con la ciudad terminó aquí donde cenamos algo ligero. Desde allí mismo cogimos el metro de vuelta al hotel.

No sabría decir si me gusta más Londres de día o de noche, en Navidad o fuera de ella. Londres es sin duda una de mis ciudades favoritas. Por muchos motivos pero sobre todo por las miles de cosas que visitar, ver y hacer. Le falla el clima tan triste que tiene pero se lo perdono porque es una ciudad completamente fascinante.

En el siguiente post os contaré nuestro primer día entero recorriendo un montón de rincones de esta maravillosa ciudad.
¡FELIZ DÍA!

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *